Errores de percepción en los trastornos de ansiedad

La ansiedad se define como la respuesta de activación del organismo frente a una situación amenazante. Esta respuesta es adaptativa, nos prepara para luchar o huir frente a dicha amenaza, y es común a todas las personas.

¿Es saludable tener ansiedad?

La ansiedad por sí misma no sólo no es mala, sino que además es una herramienta muy efectiva. La ansiedad ha ayudado al ser humano a sobrevivir a lo largo de la historia frente a los diferentes peligros a los que se ha enfrentado.

El problema radica cuando dicha respuesta, qué sólo debería activarse frente a ese tipo de situaciones, se produce de manera generalizada, perdiendo ese componente adaptativo y afectando al funcionamiento normal de la persona en su vida cotidiana.

¿Cuándo se vuelve disfuncional la ansiedad?

Los seres humanos estamos constantemente interpretando el mundo que nos rodea. Utilizamos nuestros sentidos para recibir información y tomar decisiones en base a lo que percibimos, lo que sentimos y nuestra propia historia personal.

Cuando la persona comienza a interpretar la realidad de manera errónea, cuando todo le resulta amenazador, es cuando la respuesta de ansiedad se vuelve disfuncional.

Ansiedad

¿Cuáles son los errores de interpretación más comunes que cometemos?

Aaron Beck y Albert Ellis -fundadores de la terapia cognitiva y expertos en el área de la depresión-, observaron que a menudo nuestros pensamientos, lejos de ser fieles a la realidad, hacen que tengamos una imagen distorsionada de la misma.

Además, durante su práctica clínica, encontraron que estos sesgos suelen repetirse. De esta manera, los agruparon dentro de una serie de categorías que hoy conocemos con el nombre de distorsiones cognitivas.

En lo que se refiere a los trastornos de ansiedad, las distorsiones que más me suelo encontrar en consulta son:

  • El pensamiento polarizado o dicotómico: Consiste en clasificar las cosas en términos extremos u opuestos (todo o nada, bueno o malo…) sin tener en cuenta las posiblidades intermedias.

    Ejemplo: “He suspendido el exámen. No valgo para nada…”.

  • Visión catastrofista: De entre las distintas opciones que se puedan llegar a dar, pensar que siempre va a ocurrir lo peor.

    Ejemplo: “Cada vez que mi hijo se retrasa al llegar a casa pienso que le ha pasado algo horrible”.

  • Personalización: Tendencia a pensar que todo lo que ocurre a nuestro alrededor está relacionado con nosotros.

    Ejemplo: “Mi jefe llega hoy a la oficina de mal humor y pienso que es porque está enfadado conmigo porque he hecho algo mal”.

  • Filtraje a abstracción selectiva: Valorar una situación global como negativa debido a que hay algunos elementos que la componen que lo son, sin tener en cuenta el resto de características.

    Ejemplo: “Me dijo algo que no me gustó. Es una mala persona”.

Pincha aquí para saber más sobre las distorsiones cognitivas y como combatirlas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *