Escopofobia: Qué es, causas, síntomas y tratamiento

Para algunas personas mirar a los ojos es síntoma de sinceridad, de cercanía e incluso de enamoramiento. Sin embargo, para otras supone un verdadero reto ya que cuando otros les miran a los ojos sienten verdadero pavor. Estas personas padecen lo que en psicología conocemos como escopofobia y se trata de un trastorno más común de lo que, a priori, pudiésemos pensar.

¿Qué es la escopofobia? Significado

miedo a que me miren a los ojos, escopofobiaEl término escopofobia hace referencia al miedo irracional a que nos miren directamente a los ojos. Se trata de una fobia específica que pertenece a los trastornos de ansiedad. La persona que padece escopofobia no solo tiene miedo a que le miren directamente a los ojos, sino también cualquier otra situación asociada.

Otra de las manifestaciones típicas de la escopofobia es la evitación de todas aquellas situaciones o circunstancias en las que la persona anticipe que puede surgir el hecho de que alguien les mire directamente a los ojos.


«Crematomanía o como el dinero nos puede alejar de lo que más queremos»


Causas de la escopofobia

En la mayoría de ocasiones es difícil determinar cuál es la causa específica o determinante que marca el origen de una fobia. No obstante, en el caso de la escopofobia, la causa suele deberse a una mala experiencia o trauma.

Por ejemplo, haber sido la víctima de un robo en la que el ladrón usó la intimidación visual o una pelea propiciada por haberse quedado mirando a alguien, pueden ser situaciones potencialmente estresantes y, por tanto, pueden causar una fobia de estas características.

También una historia de aprendizaje y condicionamiento inapropiados pueden ser causa directa de la aparición de esta dolencia. Por ejemplo, si en la infancia, al haberse quedado mirando a alguien, ese alguien se hubiese mostrado violento o intimidatorio.

Además, el miedo a ser observado directamente a los ojos también puede surgir como consecuencia de un trastorno de ansiedad y puede ser causa y efecto a la vez de un trastorno como la fobia social. En cualquier caso, sea cual sea el origen, hay que buscar un profesional que diseñe una intervención adecuada.

También es importante descartar siempre primero que no exista ninguna causa orgánica antes de buscar causas psicológicas.

Síntomas de la escopofobia

Entre los síntomas que puede llegar a tener la escopofobia podemos encontrar:

Pensamientos intrusivos y repetitivos cerca del acto de que otros nos miren fijamente.

Evitación de situaciones en las que se detecta peligro de que el estímulo fóbico se produzca: situaciones del tipo viajar en transporte público, hacer la compra, o ir a restaurantes son altamente estresantes y ansiógenas las personas que sufren escopofobia.

Cuando este tipo de situaciones no se puedan evitar, entonces las personas que sufren escopofobia padecerán los mismos síntomas de la ansiedad:

– Mareos

– Dificultad para concentrarse

– Náuseas

– Palpitaciones y taquicardia

– Dolor en el pecho

Parestesias o sensación de hormigueo.

– Sudoración

– Dificultad para respirar

– Ataque de pánico…


La venlafaxina: Qué hay detrás de uno de los antidepresivos más recetados del mundo


Tratamiento del miedo irracional a que nos miren directamente a los ojos

escopofobia o miedo a que me miren directamente a los ojosLa escopofobia requiere de un tratamiento multicomponente para intentar aplacar los distintos tipos de síntomas en los que se manifiesta.

Para controlar los síntomas fisiológicos generados por la ansiedad, se requiere de técnicas como la respiración diafragmática o profunda. Se trata de una intervención sencilla, de rápido aprendizaje, eficaz y aplicable a casi cualquier situación.

En el caso de los síntomas conductuales, la técnica más potente es la exposición gradual con prevención de respuesta acompañada de autoinstrucciones. Se trata de una técnica cognitivo-conductual en la que se procede a la exposición jerarquizada (de menor a mayor ansiedad) del estímulo fóbico junto al Entrenamiento en Autoinstrucciones de Meichenbaum, cuyo objetivo es provocar cambios en la conducta manifiesta de las personas mediante verbalizaciones internas.

En el caso de la escopofobia, se trataría de exponer a la persona poco a poco a entornos y situaciones en las que no pudiese controlar la posibilidad de enfrentarse a que otras personas les miren fijamente a los ojos. También habría que exponer a la persona, mediante la prevención de respuesta a que, por ejemplo, a todas aquellas situaciones temidas, como acudir a un restaurante, hacer la compra o viajar en transporte público.

Por último, la psicoeducación, dirigida a entender qué es y como funciona la ansiedad, y la reestructuración cognitiva para eliminar las ideas irracionales y modificar las anticipaciones catastrofistas propias de las fobias. Éstas, en el caso de escopofobia, tendrían que ver con la posibilidad de que otros les miren directamente a los ojos. Ese tipo de ideas, que no son realistas, mediatizan la vida de esas personas y es por eso por lo que hay que intervenir sobre ellas.

«El miedo a conducir me impedía hacer una vida normal. Al final me decidí por acudir a un profesional.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *