Pesadillas en Adultos

Dentro de una semana se celebrará el Día Mundial del Sueño. Como consecuencia de los tiempos tan agitados que nos ha tocado vivir, una de las cosas que más se ha visto afectada es la calidad y la cantidad de nuestro sueño. Ya hemos hablado de los problemas de insomnio relacionados con la pandemia del COVID-19 y hoy trataremos un tipo de parasomnia: Las pesadillas.

¿Qué son las pesadillas?

Las pesadillas son un tipo de parasomnia cuya característica esencial es la aparición de sueños terroríficos o perturbadores que despiertan a quién la sufre. Suelen ocurrir casi exclusivamente en la fase REM, durante la segunda mitad de la noche.

Estos sueños, cuyo contenido suele estar centrado en amenazas físicas inminentes, fracasos personales o situaciones embarazosas, están relacionados con una intensa sensación de ansiedad y miedo.

Si bien cuando hablamos de pesadillas nos solemos referir a las edades más tempranas, hoy nos vamos a centrar en las pesadillas de los adultos, ya que en los últimos meses se han experimentado con una mayor frecuencia. (Ver estudio aquí).

Pesadillas en adultos

Características de las pesadillas

  • Son vívidas, angustiantes.

  • Suele tratarse de sueños largos, elaborados, que parecen reales.

  • Despiertan súbitamente a quien las padece.

  • Una vez despierta, la persona puede recordar con claridad el contenido de la pesadilla.

  • Pueden provocar sudoración y acelerar el ritmo cardiaco y respiratorio.

  • Producen angustia y, en ocasiones, dificultad para retomar el sueño.

¿Por qué se tienen pesadillas?

Algunos de los motivos por los que podemos tener pesadillas son:

  • Ansiedad: en muchas ocasiones el contenido de las pesadillas está relacionado con aquellos aspectos de la vida que nos generan ansiedad.

  • Estrés y trastorno por estrés postraumático: los problemas cotidianos, los cambios repentinos en nuestra rutina diaria, el haber sufrido algún tipo de acontecimiento traumático pueden ser la causa del origen de las pesadillas.

  • Otros problemas relacionados con el sueño como el insomnio.

  • Abuso de sustancias: tanto el abuso como la abstinencia de algunas sustancias (alcohol, tabaco…) están relacionadas con el hecho de tener pesadillas.

  • Ocio de terror: para algunas personas, ver películas o leer libros de terror puede ser un factor que les provoque tener pesadillas.

¿Cuándo acudir a un profesional?

Tener pesadillas es algo relativamente normal y que todos hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, para algunas personas pueden llegar a ser preocupantes ya que afectan a su día a día. Acude a un profesional si:

  • Tienes pesadillas con mucha frecuencia y desde hace tiempo.

  • Tienes miedo a quedarte dormido.

  • Te afectan hasta el punto de estar más irritable, deprimido o ansioso.

  • Tienes dificultades para conciliar el sueño y eso se traduce en un menor rendimiento laboral, dificultades para hacer las tareas cotidianas y problemas de concentración.

Tratamiento de las pesadillas en adultos

En el caso de que sea necesario un tratamiento para superar las pesadillas, es fundamental buscar qué es lo que las está provocando.

En el caso de la ansiedad o el estrés, por ejemplo, la psicoterapia o el counseling pueden ser de gran ayuda a la hora de identificar las causas y promover un tipo de pensamientos y conductas más ajustadas que nos ayuden a abordar y superar esas dificultades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.