Talasofobia: Definición ,síntomas y causas | Tratamiento del miedo al mar

Se acerca la temporada de verano y algunos ya estamos pensando más en lo que haremos durante las vacaciones que en el trabajo. Tardes de playa, chiringuitos, bermudas, gazpachos, sombreros de paja, crema factor 50, billetes de tren, de avión, reservas… Son los temas de los que vamos a hablar durante los próximos días. Sin embargo, para algunas personas puede resultar estresante el hecho de pensar en ello y que ven, durante esta época, como los pensamientos obsesivos y las rumiaciones se reproducen sin cesar en su pensamiento. Se trata de aquellos que padecen lo que en psicología se conoce como talasofobia y que comúnmente nos referimos a ellas como miedo al mar.

Por ejemplo, ¿y si le tengo miedo a bañarme en el mar? ¿Podré disfrutar igual que el resto de mis días de vacaciones o será un tormento? ¿Habrá tiburones? ¿Podré ver el fondo o estará lleno de algas? Este tipo de pensamientos son los que rumian las personas que padecen esta fobia y que pasaremos a explicar a continuación.

Esperamos que este artículo les sirva de ayuda. No obstante, si tienen cualquier duda o comentario que hacernos, pueden dejarlo en la caja que se encuentra al final de la página. De ser así, nuestro equipo e psicólogos tratará de darle respuesta tan pronto como les sea posible.

Significado de talasofobia

El término “talasofobia” se compone de dos elementos etimológicos: “talaso” y “fobia”. “Talaso” proviene del griego antiguo “thalassa”, que significa “mar”, mientras que “fobia” deriva del griego “phobos”, talasofobia significadoque se traduce como “miedo” o “temor irracional”. Por lo tanto, la talasofobia se refiere al miedo o la aversión intensa y persistente hacia el mar o a situaciones relacionadas con él.

La talasofobia se distingue de la acuafobia (miedo al agua) en que ésta se centra más en cuerpos de agua inmensos, profundos o que entrañen cierta peligrosidad. Es decir, la persona no le teme tanto al agua en sí, como a lo que pueda existir bajo la superficie, en el abismo marino.

Se trataría, por tanto, de una fobia específica. Para ser diagnosticada como tal, según el DSM-V, deben estar presentes también las siguientes condiciones:

  • El miedo hacia las aguas profundas es persistente, excesivo, desproporcionado e irrazonable
  • Sientes miedo cada vez que estas expuesto a esas situaciones
  • Asumes que las sensaciones de miedo que tienes y los pensamientos son desproporcionados con respecto a los peligros reales u objetivos
  • O bien directamente evitas ese tipo de situaciones o las soportas bajo la presión de un miedo muy intenso
  • Dicho miedo interfiere con el desarrollo normal de tu vida personal, laboral o social.
  • Llevas más de seis meses padeciendo esta sintomatología

El caso contrario: La talasofilia

En el lado opuesto a este miedo irracional y desproporcionado que supone la talasofobia respecto al mar, se encuentra la talasofilia. 

Este concepto lo podríamos definir como” una especie de atracción irrefrenable, amor intenso o apasionamiento hacia el mar”

Síntomas de la fobia al mar

Dentro de los síntomas más frecuentes (físicos y emocionales) que pueden presentarse en casos de talasofobia se destacan los siguientes:

Físicos:

Emocionales

  • Sentirse abrumado
  • Sentimiendos de ansiedad
  • Desrealización
  • Tener la sensación de fatalidad inminente o pérdida de control
  • Necesidad o impulso de escapar

Esta reacción de miedo puede manifestarse cuando se entra en contacto directo con el océano u otras masas de agua profundas, como al visitar la playa o al sobrevolar el océano en un avión. Sin embargo, no es necesario estar cerca del agua para experimentar los síntomas.

Por otro lado, en aquellos casos en los que se pedezca talasofobia extrema, también es posible sufrir un ataque de pánico.

Causas del miedo al mar y sus profundidades

Determinar la causa precisa o determinante que marca el origen de una fobia es un desafío en la mayoría de los casos.causas talasofobia, miedo al mar, fobia al mar

Por ejemplo, este miedo irracional puede estar vinculado a diversas causas, como experiencias traumáticas previas en el agua, miedo a ahogarse o incluso una aprensión generalizada hacia lo desconocido o lo impredecible que representa el mar.

También, una historia de aprendizaje y condicionamiento inapropiados pueden ser la causa directa de la aparición de este trastorno. Por ejemplo, si una persona ha recibido información alarmante acerca de acontecimientos relacionados con el mar o en zonas donde no se ve el fondo del mismo. Otra posiblidad puede ser la sobreprotección por parte de los padres para que un infante no se aleje de la orilla mientras nada, etcétera.

Tratamiento de la talasofobia extrema

La talasofobia requiere de un tratamiento multi-componente cognitivo-conductual para intentar aplacar los distintos tipos de síntomas en los que se manifiesta.

Para controlar los síntomas fisiológicos generados por la ansiedad, se requiere de técnicas como la respiración diafragmática o profunda. Se trata de una intervención sencilla, de rápido aprendizaje, eficaz y aplicable a casi cualquier situación.

En el caso de los síntomas conductuales, la técnica más potente es la exposición gradual con prevención de respuesta acompañada de autoinstrucciones. Se trata de una técnica cognitivo conductual en la que se procede a la exposición jerarquizada (de menor a mayor ansiedad) del estímulo fóbico junto al entrenamiento en autoinstrucciones de Meichenbaum, cuyo objetivo es provocar cambios en la conducta manifiesta de la persona mediante verbalizaciones internas.

tratamiento talasofobiaEn el caso de la talasofobia, se trataría de exponer a la persona poco a poco a entornos y situaciones relacionadas con el mar. En un primer momento, se puede optar por la exposición en imaginación o mediante dispositivos electrónicos que den soporte a vídeos, por ejemplo, de inmersiones, personas buceando, etcétera. También sería necesario exponer más adelante a la persona, mediante la prevención de respuesta a, por ejemplo, caminar por la orilla, sumergir poco a poco la cabeza, nadar cerca de la orilla, etcétera.

Por último, la psicoeducación dirigida a entender que es y cómo funciona la ansiedad, la reestructuración cognitiva para eliminar las ideas irracionales y modificar las anticipaciones catastrofistas propias de las fobias. En el caso de la talasofobia éstas tendrían que ver con los riesgos exagerados que puede tener sumergirse o estar dentro del océano. Este tipo de ideas no son realistas y mediatizan la vida de esas personas. Por este motivo se hace necesario trabajar sobre ellas de manera exhaustiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *